Como sé, si debo utilizar ortodoncia?

Como sé, si debo utilizar ortodoncia?

Muchas veces nos miramos en el espejo, y no le encontramos una buena relacion o posición a nuestra mordida, esto se debe a que podemos presentar diversos tipos de alteraciones en la oclusión, que afectan la función y la estética de los dientes.

Entre ellos tenemos:

MORDIDA ABIERTA.

Es aquella maloclusión en la que los dientes superiores no muerden con los inferiores. Es decir, los dientes de la arcada superior “no tapan” a aquellos de la arcada inferior. No olvidemos que los dientes deben ocluir (morder) para evitar futuros problemas del aparato estomatognático, y los pacientes que presentan mordida abierta no son capaces de hacerlo.

Esta maloclusión es causada por hábitos tales como el uso del chupo más allá de los 3 años de vida, la succión digital (chupar el dedo) o bien el hábito de interposición lingual (meter la lengua entre ambas arcadas cada vez que tragamos). Cuando estos hábitos ocurren en niños durante un tiempo prolongado acaban provocando deformaciones de los huesos ya que al estar creciendo actúan como inadecuados “aparatos de ortodoncia”.


MORDIDA CRUZADA.

Es aquella maloclusión donde los dientes superiores muerden por dentro de los dientes de la arcada inferior. Es muy importante tratar tempranamente esta maloclusión ya que suele provocar asimetrías faciales de causa mandibular y afecciones a nivel de la ATM.

SOBREMORDIDA O MORDIDA PROFUNDA.

Esta mordida es muy característica visualmente hablando, Los dientes superiores tapan más de la mitad a  los dientes inferiores. En muchos casos los dientes inferiores muerden en el paladar provocando llagas o heridas. Esos dientes están recibiendo fuerzas que no deben por lo que a la larga pueden sufrir recesiones y movilidad.


PROGNATISMO/ RETROGNATISMO MANDIBULAR

Los huesos maxilar y mandíbula deben tener una correcta posición para que cuando salgan los dientes en ellos puedan morder de manera ideal. Una colocación adelantada (prognatismo) o retrasada ( retrognatismo) de cualquiera de estos huesos va a provocar una maloclusión dentaria. Es necesario acudir al ortodoncista a partir de los 6 años para prevenirla.


APIÑAMIENTO DENTAL.

Ocurre cuando los dientes son mayores que el tamaño del hueso donde se encuentran. Los dientes aparecen torcidos y es posible (y necesario) solucionarlo con ortodoncia.


DIASTEMA.

Es el nombre técnico del espacio entre los dientes. Ocurre porque existe una discrepancia entre el tamaño del hueso y los dientes siendo estos más pequeños.

Si presentas una de estas afecciones, nuestro equipo de profesionales se encuentra capacitado para tratarlas, para mayor información agenda tu cita al 3146934470.

Share:

Leave comment

Abrir chat